Poder sobre los espíritus inmundos

Como nunca antes en toda la historia se está viendo una actividad demoníaca muy grande. Los demonios están más activos que nunca; son causantes de los males del hombre en su gran mayoría; desde enfermedades hasta el rompimiento de los hogares y las familiares. Si enumeráramos una lista de los males que causan ocuparíamos varias horas .
No fue muy diferente en los tiempos de Jesús mientras caminaba entre los hombres en su forma física, vemos a través de los evangelios cómo por medio de las enfermedades la gente era destruida, toda enfermedad destruye y esa es la esencia; la semilla satánica. Esta es la razón más poderosa por la cual siempre decimos que la enfermedad es algo que no proviene de Dios, Jesús vino a dar vida, no vino a destruirnos ni hacernos sufrir.
Jesús dijo: “En mi nombre echarán fuera demonios” San Marcos 16:17. Dios le ha dado a sus hijos el poder contra los espíritus inmundos; y es el deber de la iglesia ejecutar este poder, ponerlo por obra y desalojar a los espíritus de enfermedades de los cuerpos.
Lo primero que Jesús les dio a los doce discípulos antes de enviarlos fue poder sobre los espíritus inmundos.
La liberación es una parte primordial del equipamiento del apóstol para abrir brecha y establecer el Reino de Dios en la Tierra.
El Ministerio Apostólico es un ministerio de libertad.
2 Corintios 3:17
“Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad”
Usted preguntará: ¿Porque echarlos fuera? Porque si no se hace eso, sería un obstáculo a los propósitos de Dios para nuestra vida y la vida de otros creyentes. Satanás odia las leyes de Dios y sus principios y también a quienes las obedecen. También odia el avance del Reino de Dios y los planes que nosotros hagamos para establecer el Reino.
Cada vez que usted se mueve en hacer algo por el Reino de Dios los ojos del enemigo están depositados en usted para detenerlo y estorbar su camino.
Entendamos que cuánto más liberación reciban las personas más libres serán para adorar a Dios y poder servirle y extender Su Reino.
El echar fuera demonios rompe el poder del enemigo en las ciudades, y en todo lugar de donde los echemos fuera. Mire lo que dijo Jesús: San Marcos 16:17
“Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán”
Parte de la gran comisión y de las señales que seguirían a los que creen es que echaríamos fuera demonios. Hay que echarlos¡¡¡ No hay que entenderlos, ni soportarlos, ni mucho menos tratar de vivir con ellos; eso es imposible. En el plan de Dios está diseñado que usemos el poder que se nos ha sido dado y que los echemos fuera.
Esto es un fundamento para la guerra espiritual.
Si prestamos un poco de atención a nuestro alrededor veremos el gran mover de los espíritus inmundos, en las casas, las familias, los matrimonios, la relación de los padres hacia los hijos, en los trabajos, las calles, la violencia que las personas ejercen sobre otras personas, y lamento también decirles esto, aún en las iglesias los espíritus inmundos están activos trabajando, sembrando división, trayendo adormecimiento, desenfoque a los creyentes, desanimándolos, quitándoles las ganas de servir a Dios, y asistir a las reuniones y mucho mas.
No crea que los demonios no asisten de vez en cuando a las congregaciones; personalmente antes de comenzar una reunión, ya sea que lo haga personalmente yo o mi esposa, o algún obrero que designe; siempre les dijo que echen fuera a los demonios; se que están rodeando el lugar y esperan un mínimo error para ellos poder actuar, se los debe echar fuera y eso es lo que debemos hacer. Los bendigo y les recuerdo que ustedes tienen ese poder para echarlo fuera; Dios se lo ha dado.

Walter Salguero Walter Salguero
Volver a Mensajes