Las deudas

1 Una de las maldiciones que ha enfrentado el hombre por no involucrar a Dios en su vida es la deuda. El vivir sin consultar a Dios hace que la desgracia venga a las personas. Una de esas desgracias es la deuda. La Biblia dice en proverbios que el que debe es esclavo del acreedor.

2 La deuda trae muchos problemas familiares, económicos, los embargos por haber sido garante o por no haber pagado a tiempo tus cuentas.

3 Oiga bien las deudas no se van pagándolas, el entrar en deuda es un espíritu que ha tomado control de muchas vidas. Mucha gente vive en un infierno aquí en la tierra porque le deben a mucha gente. Muchos tienen el nombre sucio porque le deben a mucha gente.

4 Dios puede hacer que usted cancele sus deudas y nunca más entre, Dios puede hacer que a usted le paguen ese dinero que hace mucho le deben. Mateo 11:28 dice que Dios te puede hacer descansar.

5 No saldrás de las deudas por tu propios medios, saldrás porque Dios te va a dar la habilidad de salir. Cuando usted debe está cansado, fatigado, arto de luchar y trabajar solo para pagar cuentas. Tal vez su familia ha sido una familia de deudores. Dios dice que usted puede descansar de las deudas, y hacer que su familia y su generación sea libre de deudas.

6 La deuda es un principado satánico. No podrás salir de la deuda por medios naturales. Pregunte usted la gran cantidad de cristianos, católicos y gente de toda religión que está en deuda. ¿Cuántas veces a querido usted irse de vacaciones y no ha podido? ¿Cuántas veces tus hijos te han pedido que le compres tal cosa y no has podido? ¿Cuántas veces le has enseñado a tus hijos a mentir cuando alguien viene a cobrarte? Dios te puede dar para que pagues tus cuentas. Le vas a comenzar a decir a tus hijos: “Si vienen a cobrarme decile que ya voy a pagarle porque tengo el dinero”.

7 Una de las cosas que hace el diablo cuando estas en deuda es que el diablo te degrada como persona, que te sientas mal, poca cosa, vives escondido, no te amas a ti mismo. Mujeres se sienten mal porque no pueden comprarle a sus hijos ni un par de zapatilla.

8 Desea Dios hacer descansar de la fatiga que trae las deudas. 2 Reyes 4:3 y 6:4 en adelante.
Uno de los problemas de la iglesia actual es que no han aceptado el ministerio profético e intentan vivir naturalmente sin el poder de Dios.
Esta gente que relata la Biblia quería crecer como mucha gente quiere. Este hombre hizo lo que muchos hacen para querer crecer, pedir prestado. El pidió un hacha, era prestada. El nunca pensó que perdería el hacha, como nunca nadie piensa que la casa, el auto, el televisor, nunca pensastes que no lo podrías pagar.

El día que prestaste tu firma nunca pensaste en que te iban a embargar. Mientras ellos cortaban la a madera se escuchó un grito, era el hombre al que se le había caído el hacha. Recuerde esto: Lo prestado me esclaviza. La Biblia dice que usted daría prestado y no iba a pedir prestado.

Hay gente que ya está acostumbrada a pedir. Muchos apenas consiguen trabajo lo primero que hacen es meterse en deudas. En el Concilio ya hay mucha gente que no compra a crédito sino a contado por que no le quiere deber nada a nadie.

El que debe siempre grita de dolor.
Esta gente hizo dos cosas buenas en su intención:
1 Ellos invitaron al profeta. Uno de los grandes problemas de los que tienen empresas y negocios es que no consultan al hombre de Dios y no consagran sus trabajos para Dios y sus empresas.
2 Cuando se cayó el hacha no fueron a pedir un préstamo a alguien para que pagara el hacha. Ellos fueron al profeta. Cuando estuvieron en problemas de deudas, ellos buscaron al hombre de Dios y le dijeron cuál era el problema. Cuando usted compra al contado paga el precio justo, pero cuando compra al fiado paga el doble.

Como un pedazo de hierro no puede naturalmente flotar, no hay ningún hombre que pueda sacarte de las deudas. Solo Dios puede sacarte de las deudas.

¿Qué es lo que debes tomar para salir de las deudas? Repito no saldrás de las deudas de forma natural. Necesitas fe. Marcos 4:1

La Biblia dice que hay tres niveles de cosecha. El 30, el 60 y el 100 por uno.
Usted puede sembrar el 4% de su deuda, entonces recibirá el 100 por uno y usted saldrá de la deuda. Si usted siembra solo el 1 por ciento recibirá el 30 por ciento y no le alcanzará para pagar sus deudas. Dios no solo quiere que usted pague las deudas, sino que también pueda cosechar extra para ser bendecido.

Pruebe a Dios, rompa la maldición que ha traído por años. Rompa esa maldición.

Hector Bonarrico Hector Bonarrico
Volver a Mensajes