La mujer sirofenicia

El corazón de una madre es uno de los motivadores más grandes que se conocen, eso fue lo que se manifestó en uno de los viajes de Jesús. Desconocemos el nombre de esta mujer, la Biblia la señala como la mujer sirofenicia o la mujer cananea. Lo que sí la Biblia resalta es la persistencia, la iniciativa y la fe de esta mujer.
Es claro de ver que la fama de Jesús había llegado más allá de Palestina. Lo más probable es que su ministerio de sanidad se había convertido en las últimas noticias de Tiro y Sidón, pero pocos son los que habían cruzado las líneas culturales y sociales y hasta religiosas para acercarse a Jesús. Esta mujer fue una de esas pocas personas que lo hizo. Lo que motivó a esta mujer hacerlo fue su corazón de madre.
Había al menos tres barreras que la hubieran desanimado a la hora de cumplir su tarea.
Era gentil era cananea <15:22> y era una mujer pero la magnitud de amor de madre que tenía era tan grande que no iba a permitir que estas cosas la detuvieran.
Esta madre hizo una triple aproximación. Reconoció a Jesús como Rey Legítimo llamándolo “Hijo de David”, lo reconoció como Señor al llamarlo “Señor” y elevó una simple oración: “Ten misericordia de mi”
Una mujer no necesita de largas oraciones para ser oída por Dios, solo un corazón sincero
San Mateo 15:25 dice que ella le dijo: “Socórreme” estas expresiones son irresistibles para Dios.
Esta persistencia delante de Jesús no solo reveló su corazón de madre sino también su fe creciente. No fue sólo el amor por su hija lo que conmovió a Jesús; sino la fe creciente de ella.
Mire San Mateo 15:28
Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora.
Existe un gran parecido entre esta mujer y Rahab en el AT las dos proceden de los cananeos, gente totalmente pervertida, ambas mostraron un fuerte amor por la familia, ambas manifestaron un gran valor, persistencia y atrevimiento al salirse de sus orígenes religiosos por voluntad propia; ambas valoraron al Dios de Israel y descubrieron que era superior a sus ídolos y dioses ambas hicieron un fuerte compromiso con el Dios verdadero.
Querida amiga; Dios tiene un amor especial por cada madre; esta mujer cananea no iba a tirar la toalla, no se iba a rendir ante las diferencias religiosas y culturales de su época. Usted tampoco debe hacerlo, Dios está examinando su corazón ahora mismo.
Le invito a que usted pueda acercarse a Dios como esta mujer lo hiciera. Le Bendigo.

Graciela Salguero Graciela Salguero
Volver a Mensajes